Booking.com Image and video hosting by TinyPic Image and video hosting by TinyPic 728x90CaribeFEBRERO Ray-Ban Banner ES Tenerife 5 noches 728x90 David Bisbal - 728x90 Beach and Snow -728x90 728x90 Beach GIF Generic ES 728X90 Emirates INT Nuevo Catálogo__728x90

04 abril 2017

La Plaza de San Pedro (El Vaticano)


La Plaza de San Pedro en el Vaticano es en realidad un elipse y se encuentra rodeada por una columnata que contiene estatuas de 140 santos de la historia católica. La plaza y sus columnas fueron construidas aproximadamente en el año 1657. Como dato curioso, la Plaza de la Concordia en París, diseñada en el año 1755, se hizo copiando a la plaza en la Santa Sede pues el obelisco y las fuentes se encuentran en una distribución idéntica.

En el extremo oeste de la plaza se encuentra la Basílica de San Pedro, una de las iglesias mas grandes y magníficas del mundo. En el extremo oeste se encuentra la salida hacia la Via della Conciliazione que lleva al Castillo Sant’Angelo y al Río Tiber.

Quizás lo que más llama la atención sea el gran obelisco en el centro de la plaza, mismo que fue transportado desde Egipto a Roma en el año 37 D.C. por el Emperador Calígula para la construcción de un circo romano que eventualmente fue completada por Nero. El que fue llamado Circo de Nero fue el lugar donde San Pedro fue asesinado al comienzo de la persecución de cristianos por parte de este emperador en el año 64 D.C., misma que continuó hasta su muerte en el año 67 D.C. La ubicación original del obelisco está marcado con una placa cerca de la sacristía en la parte sur de la Basílica de San Pedro, donde permaneció hasta el año 1586 cuando el Papa Sixto V lo movió a su ubicación actual.



Durante la Edad Media se creía que la esfera de bronce en la punta del obelisco contenía las cenizas de Julio Cesar. Cuando se cambió la ubicación del obelisco, se cambió el globo de bronce por una cruz y una estrella de bronce de la Familia Chigi.



Por poco este obelisco se hace pedazos mientras era cambiado de lugar. Por órdenes del Papa, nadie podía hablar o hacer ruido y cualquiera que lo hiciera sería excomulgado, esto para procurar una concentración y coordinación entre todos los que participaron en la hazaña. Sin embargo, un marinero desobedeció y gritó que las cuerdas necesitaban agua o se quemarían y harían pedazos el obelisco. El Papa perdonó a este personaje por salvar al obelisco y en gratitud se hizo costumbre que las palmas usadas en el domingo de ramos fueran traidas del pueblo original del marinero, Bordighera.

En la Plaza de San Pedro se celebran algunas audiencias con el Papa, ademas de liturgias y otros eventos religiosos.



Image and video hosting by TinyPic

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...