Booking.com Image and video hosting by TinyPic Image and video hosting by TinyPic 728x90CaribeFEBRERO Melendi - 728x90 Emirates INT

20 noviembre 2016

Si ya estás Pensando en la Navidad... ¡Destinos de Navidad Infalibles!


SI YA ESTAS PENSANDO EN LA NAVIDAD......¡BUSCA UNA ESCAPADA A LA NIEVE!


Destinos navideños perfectos (como Quebec, ¿puede ser más ideal?)
Nos han vendido que la Navidad se hizo para vivirla alrededor de la chimenea, con un cálido tazón de chocolate en la mano y, a ser posible, con copos de nieve cayendo tras la ventana. Luego, al salir a la calle, todo estará cubierto de un manto blanco, los niños cantarán villancicos de puerta en puerta y las luces de colorines iluminarán los escaparates con nuestros regalos. Pero, oh, decepción: llega la Navidad y ¿de verdad ocurre todo eso donde vives? Lo más probable es que no, así que hemos viajado a los destinos más navideños del planeta, como Quebec (¿puede ser más ideal?) para que, por una vez, se haga realidad lo que llevamos años viendo por televisión.



Salzburgo (Austria)
No hay mejor Navidad alpina como la que se vive en Salzburgo. La ciudad austriaca ofrece desde los tradicionales pasacalles de los diabólicos Krampus y Perchten que van dando pequeños azotes de la suerte (por cierto, dan mucho miedo) a conciertos y recitales de literatura. Pero no sólo eso: la ciudad que vió nacer a Mozart y al famoso villancico 'Noche de Paz' es también una verdadera joya barroca donde la música se siente en todos los rincones. Aquí se viene a disfrutar y sobre todo a cantar.



Estrasburgo (Francia)
Pasar las Navidades en Estrasburgo es toda una delicia. Con una mezcla de tradiciones galas y germánicas, esta encantadora ciudad puede presumir de tener el mercado navideño más antiguo de Francia, el cual se remonta a 1570. Se trata del Christkindelsmärik, que entre decoraciones navideñas y belenes ofrece también ricas confiterías acompañadas de vino caliente. Otro festival de sabores navideños es el que ofrece el mercado de los sabores de Alsacia, en la plaza des Meuniers; o el de Bredle en la plaza de Austerlitz, famoso por sus riquísimas galletas navideñas.


Núremberg (Alemania)
Para quienes busquen mercados navideños difícil de olvidar, nada mejor que Núremberg. Esta ciudad alemana presume de tener el mercadillo de Navidad más famoso del mundo, con una tradición de casi cuatro siglos, y se preocupa de vender sólo juguetes tradicionales en él. Hablamos de Christkindlesmarkt, cuyos puestos son una delicia, y se ven acompañados de atracciones como un tren de vapor o una noria de madera.



Berna (Suiza)
Viajamos al paraíso de los quesos y el chocolate para disfrutar de una Navidad de lo más romántica en Berna. En la capital suiza, los tejados permanecen nevados todo el invierno, mientras la decoración de las casas y la música de los villancicos impregnan el ambiente de magia. Los singulares mercados abarrotados de artesanías y souvenirs llenan las plazas del casco histórico, como el de Münsterplatz, en la Plaza de la Catedral. Berna ofrece también una pista de patinaje en Bundesplatz, la Plaza del Parlamento. Y para entrar en calor, nada mejor que un vasito de Glühwein, un vino aromático caliente que quita el sentido.



Nueva York (EEUU)
En Nueva York, la Navidad empieza en otoño, así que es el lugar perfecto para darte un buen atracón de arbolitos, mercadillos, pueblos hechos de galleta de jengibre, canciones de las Rockettes y las luces más alucinantes que has visto nunca. 


Rothenburg ob der Tauber (Alemania)
Aunque, teóricamente ambientada en un pueblecito italiano, la inspiración real de los animadores de la maravillosa y nunca suficientemente ponderada Pinocho, es la localidad alemana de Rothenburg. Escenario de otros rodajes gracias a su bien conservado casco histórico, pasear por sus calles de pueblecito de cuento es una delicia. Sus edificios señoriales con sus fachadas entramadas, los techos cubiertos de nieve, sus calles de adoquines y su pintoresco mercadillo de Navidad nos ofrecen una experiencia difícil de olvidar.


Québec (Canadá)
Una fina capa de nieve sirve de alfombra por toda la ciudad en Québec, donde se cantan villancicos en francés y en inglés. Mientras, los mercados navideños ofrecen artesanías y los mejores manjares culinarios de Canadá: vinos, sidras, quesos y hasta marisco. Pero destacan, sobre todo, los dulces de la época, como los barley candies, unos caramelos a base de malta con formas navideñas; y los chicken bones, huesos de pollo rosados con sabor a canela y chocolate. ¡Deliciosos!


Valkenburg (Países Bajos)
Desde el 18 de noviembre y hasta el 6 de enero se celebra en Valkenburg uno de los mercadillos más pintorescos del mundo, pues se encuentra ¡en una cueva! De hecho, está considerado el mercadillo subterráneo más grande y antiguo de Europa. Por si fuera poco, el centro de la ciudad se viste de fiesta cada miércoles y domingo durante la temporada para recibir un desfile de personajes navideños. Entre ellos, por supuesto, Santa Claus.


Kitzbuhel (Austria)
¿Te gustaría esquiar las preciosas montañas nevadas de Austria en la noche de Navidad? ¡En Kitzbühel es posible! Incluso las pistas de esquí se engalanan durante esta época, en la cual este pequeño pueblo medieval se ve aún más encantador. Además, por si no tienes bastante con el despliegue de belleza tirolés, que sepas que sus fiestas aprés-ski son famosas en el mundo entero, y muy concurridas por las celebrities... 



Tallín (Estonia)
Si te gusta la Navidad, ¡TIENES que ir a vivirla a Tallín! La capital de Estonia alberga en su interior una ciudad medieval en perfecto estado de conservación que, durante este período, parece salida de un cuento de hadas. Por supuesto, tiene mercadillos tradicionales, árboles gigantes y una decoración de ensueño, pero, sobre todo, sus calles son testigos esos días de una animación impresionante, manteniendo unos precios más que asequibles.



Helsinki (Finlandia)
Más de 100 puestos de artesanía y diseño finés dan forma a Kaapelin joulu, uno de los mercadillos navideños más originales de Helsinki, al que se une, como no, una pista de patinaje al lado de la estación de tren. La novedad: estamos en Finlandia, así que todo se celebra mejor ¡en una sauna! A las muchas que hay en la ciudad, además, se suman algunas que sólo abren en estas fechas. ¿Que no te va el calor? No te preocupes, en Uunisaari puedes probar la ¡natación de invierno!


Rovaniemi (Finlandia)
¿Preocupado porque no le llegue bien la carta a Papá Noel? No te preocupes, si viajas hasta Rovaniemi podrás dársela en mano. En esta pequeña ciudad de la Laponia finlandesa vive Santa Claus, entre bosques nevados, ríos de hielo y auroras boreales que iluminan el cielo. Un imprescindible para cualquier amante de este trocito del invierno.


Santa Claus (Indiana, EEUU)
Se ve que Papá Noel no se decide: tiene casa en Finlandia y en... ¡Indiana! Allí hay un pueblecito de menos de 3.000 personas de nombre Santa Claus, que vive la Navidad todo el año gracias a la Casa de Santa Claus. El local abre llueva, nieve o haga sol, y existe en el Polo Norte desde 1952. Pero lo que lleva incluso más tiempo es el grupo de voluntarios Santa´s Elves (Los elfos de Santa), que se formó a mediados de 1930 para contestar cada una de las miles de cartas que llegan cada año al lugar.




Image and video hosting by TinyPic

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...