Booking.com Image and video hosting by TinyPic Image and video hosting by TinyPic 728x90CaribeFEBRERO Ray-Ban Banner ES 728 x 90 hombre  y mujer Shakira - 728x90 Beach and Snow -728x90 GIF Generic ES 728X90 Emirates INT 728x90 2

29 abril 2016

Hoteles de Leyenda (Playas de Tailandia, Hacia la Eterna Sonrisa)

PLAYAS DE TAILANDIA, HACIA LA ETERNA SONRISA


Esa sonrisa etérea, que jalona los animales sagrados de los templos y mausoleos, se convierte en metáfora de su realidad más prístina: “Un hombre en paz, una vida de riqueza”. Y es que el espíritu y la esencia tailandeses beben de fuentes hindús y su sagacidad para no hacer nada sin dejarse nada por hacer. Para un occidental puede parecer contradictorio. Y de hecho, lo es. Tailandia, sin duda, preside el bajo oriente como país de las contradicciones.

Si su deseo es pasar desapercibido, el reino de Sukhotai, fundado en 1238, se tornará en el paraíso de sus sueños. Allí, a diferencia de países como Egipto o Marruecos, donde cada paso puede convertirse en una longeva caminata, no eres nadie y, por tanto, nadie molestará. Por el contrario, si damos un traspiés, no será extraño que algún nativo en un inglés ciertamente cómico se nos acerque y hasta nos acompañe a nuestro destino.

Tailandia goza de una paz perenne. Es la Suiza asiática. Entre tanto conflicto y revolución (Camboya, Vietnam, Laos…), ellos permanecen neutrales. Únicamente atentos al cultivo de otra guerra muy distinta: la de los precios del arroz, su principal fuente de sustento. Se puede vivir “bueno, bonito, barato” en cualquiera de sus ciudades. Algo impensable al sur. Descendiendo el golfo, las islas claman a una ostentación digna de inmortales.

Lo que hace unos años comenzó como un turismo de culto al hippismo y a sus full moon parties es a día de hoy uno de los canales directos con la jet set más exigente y misteriosa. Hoteles tan suntuosos como el Six Senses, en la bahía de Phang-Nga, dentro de la isla de Yao Noi, le acunan a uno meciéndole en placeres cuasi afrodisíacos. Un masaje tailandés en su Spa penetrará en nuestro cuerpo hasta el punto de dejarnos sin sentido. Todo es posible en sus islas. Todo menos la sensación de indiferencia.



Más al sur, en el extremo oeste del istmo tailandés, está Phuket, su isla más emblemática y obligado paso para aquellos que guardan culto a los placeres terrenales. Los más ancianos del lugar todavía rememoran en sus historias llenas de trascendencia y mística cómo la playa se regenera en el karma que dejaron latente las dos heroínas tai por excelencia. Kunying Jan, la ya viuda del gobernador, y su hermana Mook organizaron la defensa de la isla. Cuentan que la arena se tornó en el fango birmano viéndose obligados a retroceder y finalmente a retirarse de Phuket tras un mes de asedio. Sea como fuere, un aroma femenino se adueña de la isla y la catapulta al panteón de las maravillas que engalanan flotantes nuestro planeta.


Sueños cristalinos

Allí, el Amanpuri es el hotel. En una isla embadurnada de madera de rosa con el sabor que la flor de pimienta deja a los cuatro vientos, ese resort permanecerá en nuestros adentros por tiempo indefinido. Bonito como pocos. Al calor de arenas milenarias que flanquean sus estancias, el sueño será más azul, intenso y cristalino. Hotel preferido del conocido como arquitecto del bambú y los espacios naturales, Kengo Kuma, es fiel reflejo de las tradiciones, estancias fraguadas en rafia por las que caminará descalzo al encuentro de frutas tropicales y platos especiados.



Otro buen ejemplo es The Evason Phuket Resort, un hotel que ofrece las máximas comodidades y placeres. La entrada, por ejemplo, está amenizada con música local en vivo y no existe elemento decorativo que rompa la armonía del entorno. Además, un Spa exclusivo o un servicio de masajes le hacen a uno la vida muy agradable. Y luego, otra joya: el Banyan Tree Phuket, en la playa de Layan: doce villas decoradas con gusto exquisito.



En el Golfo de Siam está otra de sus maravillas naturales: Ko Samui. Allí, las aguas bambolean más reposadas y tranquilas. Un lugar que ya avanzado el siglo XX era coto privado de los lugareños y donde pocos osaban adentrarse en los sinuosos senderos que conducían de un extremo a otro de la isla. Poco a poco, la revolución turística se adueñó de este espacio colonizado hace ya más de quince siglos por pescadores provenientes de Malaca. De ellos queda su pasión por los viajes, la pesca, el mar… Adentrarse buceando en sus barreras coralinas puede ser un hecho inusitado que recordará para siempre. Los tiempos han cambiado, aunque las playas siguen siendo la guinda de los establecimientos punteros. Por ejemplo, las villas y suites irreverentes del Sareeraya sugieren tradición y modernidad a partes iguales.


Villas y jardines tropicales

Lo cierto es que hoy la infraestructura hotelera de Ko Samui es impresionante. Aquí están, por ejemplo, el Six Senses Hideaway Samui. Rodeado de un bellísimo jardin de plantas exóticas, ofrece un ininterrumpido panorama sobre el Golfo de Siam. Consta de 66 villas, la mayoría con piscina. Además, ofrece especialistas en técnicas de relajación, masajistas, yoga… 



También el Anantara Resort Ko Samui se encuentra en un lugar privilegiado con vistas impagables sobre la playa de Bophut Bay. Aquí todo está calculado para que el huésped se encuentre como en su propia casa. 



Y el Santiburi Resort, inmerso en un jardin tropical, con 59 villas decoradas con materiales y detalle típicos asiáticos. Todas disponen de jacuzzi y una amplia terraza donde es posible reclamar los servicios de un masajista profesional.

Ya fuera de las villas, el hotel tiene pistas de tenis, squash, un centro de fitness y dos restaurantes: el Galai Tai (cocina tailandesa) y el Garden Café (cocina mediterránea).

                         


Universo de playas, remanso de paz… No es extraño que Tailandia siga despertando nuestro interés.



Amanpuri en Phuket

Construido en 1988 y situado en el lado oeste de Phuket, la mayor isla de Tailandia, este hotel cuyo nombre significa en sánscrito “lugar de paz” continúa siendo el buque insignia de la red Aman. Y no es de extrañar porque, además de sus elegantes pabellones y villas que reflejan el estilo de la cultura tai, y de sus hermosas vistas sobre los cocoteros, las arenas blancas y las azules aguas del Mar de Andamán, este establecimiento destaca por su excelente y acogedor servicio, por su gran cocina y por su impresionante flota de embarcaciones de recreo.

Sus restaurantes, en concreto, ofrecen elaborados platos tailandeses, italianos, japoneses y franceses junto a la piscina, a pocos pasos de la playa o incluso dentro de ésta si el tiempo lo permite. Su Spa, que comprende seis espaciosos pabellones, ofrece sesiones de yoga y meditación, así como terapias que varían desde tratamientos faciales hasta baños de vapor y masajes tailandeses. Y la experta tripulación de su flota, que comprende desde grandes yates de lujo y de aspecto ultramoderno o inversamente muy tradicional, hasta un clásico junco chino, barcas de pesca deportiva y lanchas fueraborda, ofrece excursiones a las playas de Krabi, al solitario archipiélago de las Similan, a las magníficas islas Phi Phi o al espectacular laberinto de pilares de caliza que se alzan sobre la bahía de Phang Nga.

Además de disponer de Hobie cats, kayaks, windsurfs, equipos de inmersión o de buceo con gafas y tubo, y todo lo necesario para disfrutar de la playa (incluidas las cómodas tumbonas para disfrutar de la puesta del sol en el mar), el hotel posee un gimnasio, tenis, una gran piscina común, una biblioteca, instalaciones para conferencias y conexión a Internet. Por lo demás, varios de los 40 pabellones y todas las lujosas villas tienen piscina propia, además de un mobiliario elegante y cómodo. Las villas también poseen cocina y comedor propios, servidos por un cocinero y un camarero que atienden a las necesidades de sus huéspedes, además de varias habitaciones, grandes cuartos de baño y un suntuoso salón.


Tailandia y sus hoteles, es una visita obligada a los que nos gusta y nos encanta viajar.

Saludos amigos llegamos a un nuevo fin de semana, ultimo fin de semana del mes de Abril, y ademas con puente incluido, osea muy bien para todos, descansamos un poco mas.

Nosotros volveremos el próximo martes, porque el lunes 2 de Mayo es festivo, como te decía volveremos el martes día 3 de Mayo y ya estaremos con los dos pies metidos en un nuevo mes.

Y recuerda que el domingo 1 de Mayo es el día de la Madre.

El día 3, martes,  volveremos con nuestra sección " Lugares de España que hay que Conocer " y el lugar elegido es el siguiente.



Desde Todas Direcciones os deseamos un feliz puente de Mayo.

Estamos en contacto, chao.






Image and video hosting by TinyPic

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...