Booking.com Image and video hosting by TinyPic Image and video hosting by TinyPic 728x90CaribeFEBRERO Ray-Ban Banner ES 728 x 90 hombre  y mujer Shakira - 728x90 Beach and Snow -728x90 GIF Generic ES 728X90 Emirates INT 728x90 2

23 marzo 2016

Paraísos del Mundo (Triángulo del Café) Aromas y Sabores Intensos (Colombia)

TRIANGULO DEL CAFÉ,  AROMAS Y SABORES INTENSOS (COLOMBIA)


Aquí, en el Triángulo del Café, el paisaje es cultura. En muchos sentidos de la palabra. Por un lado, las laderas empinadas de los Andes están cultivadas: hay café, naturalmente, pero también muchos otros productos de una tierra cálida, generosa y bien trabajada. Pero el café es algo más que un simple producto agrícola y ha creado un modo de vida, una cultura que impregna hasta el último resquicio del corazón y el alma de sus habitantes. Al fin y al cabo es fácil amar y dejarse amar por el café. Este arbusto exótico, originario tal vez de la península Arábiga, ha encontrado en las laderas de los Andes colombianos su hueco natural. Es curioso, pero al cafeto le gusta un equilibrio de luz, humedad, temperatura y lluvia que coincide plenamente con las necesidades del ser humano. Y lo que los colombianos sabían desde hace mucho tiempo, lo empiezan a descubrir los visitantes extranjeros: que al viajar por el Triángulo del Café (que también es conocido como Eje Cafetero) uno está en la gloria. No en vano estos tres diminutos departamentos (Caldas, Risaralda y Quindío) se están convirtiendo en el principal destino turístico del país, por encima incluso de la siempre espléndida Cartagena de Indias. Hay mucho que ver y que hacer en esta ruta que culebrea a los pies de las cumbres nevadas de los Andes y que se hunde en remotos valles subtropicales. En el camino el paisaje de fondo es vertical: laderas empinadas cubiertas de un intenso verdor, tan cuidadas que a veces se tiene la sensación de que la montaña está recién peinada, o que tuviera la manicura hecha.


Desiertos de altura

Un recorrido por el Eje Cafetero lleva a conocer las tres capitales departamentales (Manizales, Pereira y Armenia), ciudades bulliciosas y llenas de vida que, al mismo tiempo, ofrecen al viajero la posibilidad de escapar fácilmente en busca de la tranquilidad de la naturaleza. Pocas capitales tienen un emplazamiento tan extraordinario como Manizales, a los pies del Nevado del Ruiz. La cresta blanca del volcán es visible desde muchos lugares, incluso desde el mismo centro. Por ese motivo, la llegada en avión a Manizales es una forma inigualable de acercarse a la región. Si se tiene la suerte de estar sentado junto a la ventanilla del lado adecuado, durante la maniobra de acercamiento al aeropuerto ya se está gozando de una vista espléndida sobre esta parte de los Andes. Pero a pesar del indudable atractivo de las ciudades hay algo que impulsa a salir hacia la naturaleza. Una opción excelente es subir desde Manizales hasta el Parque Nacional Los Nevados, y el recorrido de un par de horas en coche es como viajar al otro extremo del mundo y adentrarse en un paisaje desértico de altura. Una vez dentro del parque, los más audaces pueden emprender la ascensión por las laderas del Nevado del Ruiz. Hasta donde llegue el resuello y, evidentemente, siempre acompañado de un guía que en todo momento garantice la seguridad de la excursión.


Las bondades del agua

El complemento ideal a una caminata por las laderas nevadas de un volcán es relajarse aprovechando el milagro de las fuentes termales que tanto abundan en la región. Puede hacerse a las afueras del mismo Manizales, pero también en lugares más apartados, ya que hay buenas instalaciones en valles recónditos, en los que la belleza del lugar se añade a las propiedades de las aguas. Algunas de estas fuentes termales se encuentran en zonas perfectamente acondicionadas pero dentro de bosques aislados, por lo que la experiencia es magnífica.


Música y helados

El Triángulo del Café es una región que invita a viajar en coche propio para aprovechar las inmensas posibilidades de desviarse de la ruta marcada. Adentrarse en los valles que se desgajan de la cordillera o demorarse en pequeñas ciudades como Marsella, Salamina o Salento, que conservan su tradicional arquitectura antioqueña y parecen detenidas en el tiempo. Aquí la vida discurre sin prisas alrededor de la plaza, donde siempre hay un quiosco de música y una heladería, que pueden ayudar a dejar pasar unas horas de forma relajada mientras se absorbe el ambiente. Las casas pintadas de colores brillantes, los jardines que aparecen por todas partes, todo incita al reposo y a demorarse en estas pequeñas poblaciones. Para muchos, Salento es sin duda el pueblo más hermoso de la zona.


De los cafetales a las palmeras

Y para aprender sobre el café nada mejor que llegarse hasta el llamado Parque Nacional del Café, un parque temático que ocupa una antigua hacienda cafetera (a unos pocos kilómetros de Armenia) en el que se reproduce este universo fascinante. Aquí se muestra el patrimonio cultural e histórico asociado al cultivo, explotación y disfrute del que para muchos es el mejor café del mundo. En busca del paisaje más sorprendente de la zona hay que viajar hasta el valle de Cocora, tras la pista de la palma de cera. La excursión tiene algo de mágico: la búsqueda de un valle escondido poblado por miles de estas delgadísimas palmeras, tan finas que se asemejan a unos juncos gigantes. Parecen desafiar a las leyes de la naturaleza y dan al paisaje un carácter único. Aquí está la que, con setenta metros de longitud, tal vez sea la palmera más alta del mundo.


Hoteles: Haciendas para estancias exóticas

Una de las delicias del Triángulo del Café son los alojamientos, que van desde pequeños balnearios en plena naturaleza a las antiguas haciendas cafeteras que han sido reconvertidas en hoteles llenos de sabor. Estas últimas se han desarrollado principalmente en el departamento de Quindío y a través de ellas es posible adentrarse en este mundo bello y recóndito que gira alrededor del mejor café del mundo. De hecho, esta posibilidad de alojamiento tan especial está elevando la consideración de esta comarca como uno de los destinos turísticos mejor considerados de América Latina.

No hay que perderse los alojamientos rurales que componen el Club de Calidad Haciendas del Café. Son en su mayoría antiguas fincas cafetaleras, perfectamente restauradas, que ofrecen una atención esmerada en un ambiente único y muy característico. Los precios son comparativamente muy moderados. Además de disfrutar de sus servicios como hoteles, alojarse en estas estancias permite conocer de cerca el mundo de la cultura cafetera. El trato familiar, muchas veces dispensado por los mismos propietarios que dirigen estos establecimientos, genera una atmósfera relajante. La decoración es la misma que la de las mansiones y fincas locales. Abundan las flores y las plantas exóticas, y lo normal es despertarse con el canto de los pájaros y por el aroma del café que se prepara en la cocina. Un detalle que tiene un gran inconveniente: cualquier café que se pruebe en otros lugares del mundo puede resultar decepcionante. Muchas de estas fincas facilitan también todo tipo de información, para recorrer la zona en busca de sus atractivos turísticos.



Completamente diferente, y con un modelo de alojamiento más modesto pero situado en un emplazamiento único, se encuentra Termales San Vicente. Construido alrededor de unas instalaciones termales en plena naturaleza, a los pies del Paramillo de Santa Rosa, darse un baño turco en una pequeña cabaña en medio del bosque compensa el viaje de casi una hora desde Pereira por una pista que se adentra en las montañas.


A quien no le gusta un cafetito y su aroma exquisito, pues haz el triangulo del café, y disfrutaras a lo grande, te lo aconsejamos desde Todas Direcciones.

Antes de despedirme, deciros a todos que nos tomamos unas mini vacaciones, hasta el lunes 28, día en el que estaremos de vuelta, Dios mediante, con nuestra sección " El Viaje de la Semana " y el lugar elegido es el siguiente.



También nos gustaría que estuvieseis todos, porque a partir de mañana jueves, en Pádme Radio, vamos a tener una programación especial de Semana Santa, serán los días 24, 25 y 26 no os le perdáis, va a estar muy interesante, es una forma diferente de vivir la Semana Santa.




Nada mas amigos, que paséis una buena Semana Santa, o por lo menos lo que queda de ella, y si Dios quiere nos vemos el próximo lunes aquí en Todas Direcciones, tu blog de Viaje, un abrazo.

Estamos en contacto, chao.






                                             

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...