Booking.com Image and video hosting by TinyPic Image and video hosting by TinyPic 728x90CaribeFEBRERO Melendi - 728x90 Emirates INT

30 marzo 2016

Paraísos del Mundo (Península de Samaná) El Escondite del Solenodonte (República Dominicana)


PENÍNSULA DE SAMANÁ,  EL ESCONDITE DEL SOLENODONTE

(REPÚBLICA DOMINICANA)


Si lo comparamos con el pasado más reciente, llegar hoy a la Península de Samaná es relativamente fácil. Bastan unas ocho horas de vuelo directo desde Madrid a Samaná para alcanzar uno de los paraísos más escondidos del Caribe. Su falta de infraestructuras durante años la convirtió en una zona aislada del resto de República Dominicana. Hasta los años 80, la Península de Samaná no contaba con un aeropuerto propio. Su riqueza ecológica y sus mundialmente conocidas playas de arena blanca, principalmente de su bahía (y las pequeñas islitas, cayos, que la pueblan), están hoy más cerca que nunca.

La Península de Samaná (un pequeño brazo de tierra saliente de 12.000 kilómetros cuadrados) conserva en un frasco pequeño la esencia del universo dominicano, no sólo el humano sino también el biológico. Tal es su similitud con la idea que podamos tener del Edén, que en algunas de sus islas perdidas se han rodado, sin el mimo que se merece este recóndito paisaje, esos programas de celebrities de segunda jugando a maltrechos robinsones.



Aeropuerto internacional

Desde hace sólo unos años, el aeropuerto internacional Juan Bosch-El Catey recibe un elevado número de vuelos (en gran parte de Europa) de aquellos viajeros que quieren descubrir un auténtico paraíso. Este aeropuerto de reducidas dimensiones se ubica sólo a 12 kilómetros de Las Terrenas, la localidad con mayor desarrollo turístico de la zona, situada en la costa norte de la península. Esta región ha sido durante muchos años muy independiente del resto de la isla principalmente por su dificultad de acceso. Muchos de los habitantes de esta región son descendientes de esclavos traídos desde los Estados Unidos y otros países antillanos. Es común oír apellidos de los locales como Martin, Smith, Johnson o Green.



Avistamiento de ballenas

Desde mediados de enero, aproximadamente, y hasta finales de marzo las ballenas jorobadas (mamíferos que pueden llegar a medir 17 metros de largo) eligen la calidez de sus aguas y la protección que les ofrece la bahía para realizar el cortejo, la cópula y el parto de ballenatos. Las probabilidades de ver a estos gigantescos mamíferos saltar de las aguas del Mar Caribe (cortejando a las hembras o enseñando a los pequeños cachorros) son altísimas. En Las Terrenas podrá alquilar una de estas excursiónes (que también se ofrecen en los principales hoteles y touroperadores locales). Pero si su prioridad no es coincidir con el gran mamífero, cualquier momento entre diciembre y abril es bueno para viajar a esta península (el resto de meses es temporada lluviosa). La temperatura media oscila entre 25º y 30ºC.


Huellas taínas

La cita con los antepasados de la isla, los indios taínos, es otra grata sorpresa. Sus huellas han quedado para la posteridad en forma de petroglifos y pictogramas en el interior de las cavernas de los cayos (hoy tomadas por todo tipo de especies), que salpican la Bahía de Samaná. Esta excursión parte del embarcadero de Santa Bárbara de Samaná (también de Sánchez y de Sabana de la Mar), una pintoresca localidad que fusiona las culturas anglosajonas e hispanas en la costa sur de la península. Se trata de alcanzar en una lancha cada uno de estos pequeños cayos (que forman parte del Parque Nacional de los Haitises, fundado en 1976) brotados de las entrañas de la tierra para admirar no sólo la riqueza de especies que las pueblan sino también las señales que dejaron los indios taínos, mucho antes de la llegada de Colón en 1493, en lugares como la Caverna de San Gabriel.


Curiosas formaciones rocosas

Con las primeras luces del día y el sol acariciándole el rostro, la lancha le llevará surcando las aguas turquesas a través de la bahía casi de una a otra orilla (unos 35 minutos de trayecto), pasando por el poblado Cayo de los Pájaros, donde el pelícano, entre otras aves marinas, es el rey. El agua ha creado a lo largo del tiempo estas curiosas formaciones en la roca de los cayos (cavernas, surcos, ríos subterráneos, cuevas) mientras que la superficie se pobló de helechos, cedros, caobas, copey…


El hogar del solenodonte

Los Haitises es la más antigua formación geológica cárstica que existe en el mundo y entre sus variados ecosistemas se encuentran los manglares rojos. Más de 700 especies de plantas, 215 nativas y 24 endémicas, y 110 especies de aves, 13 de ellas endémicas, son algunas de las cifras que pueden darnos una idea del valor del conjunto. Uno de sus ancianos habitantes es el solenodonte, un roedor venenoso que se dio por extinguido hasta que se dejó ver por estos manglares. Seguramente, nadie le ha contado que un tal Cristóbal Colón descubrió América hace más de quinientos años…


Hoteles: Rincón selecto del Caribe

El Hotel Gran Bahía Príncipe Cayo Levantado cuenta con 195 habitaciones y en su precio incluye botes-taxi diarios (una ida y una vuelta) para ir a Samaná. Sus playas (privada y pública) invitan a la práctica de todo tipo de deportes acuáticos.



Pero la península está llena de hoteles singulares, como es el caso del Hotel Villa Serena, una construcción victoriana próxima a Las Terrenas, donde sólo se puede acceder en bote. Su frondoso jardín tropical y su porche mirando al Caribe bien valen una estancia.



Otra opción totalmente diferente, más rural, y a pocos kilómetros de la costa, es el Hotel Ecológico Paraíso Caño Hondo (Sabana de La Mar, Parque Los Haitises), integrado en la naturaleza con formas que recuerdan al “estilo Gaudí” y rodeado de cascadas artificiales.



Pero si algo no falta en esta península es un buen puñado de hoteles de la cadena Gran Bahía Príncipe con su filosofía del “todo incluido”, pero también con mucha elegancia y un estilo muy tropical. El Gran Bahía Príncipe Samaná está situado estratégicamente a orillas de las Bahías de Samaná y la Bahía Escocesa, perfecto para avistar ballenas jorobadas. Cuenta con 103 habitaciones.



En la misma bahía, y con una filosofía más cercana al lujo, el Gran Bahía Príncipe Cayacoa cuenta con 295 habitaciones amplias.



En Las Terrenas, uno de los más conocidos es el Hotel Gran Bahía Príncipe El Portillo, a pocos kilómetros del aeropuerto y de la apetecible playa de El Portillo. Tiene un total de 396 habitaciones y un sistema “todo incluido” diseñado para olvidarse de todo.



Otra opción diferente es el Hotel Bahía las Ballenas, junto a una de las playas más hermosas de la península, Playa Bonita, ideal para desconectar en sus villas y apartamentos.



Muy coqueto, el Hotel Acaya. dispone de sólo 20 habitaciones decoradas con delicioso gusto colonial y con fabulosos desayunos frente al mar.



Casa Larimar está en un coqueto rincón rodeado de palmeras y buganvillas. Son catorce habitaciones aclimatadas para relajarse y desconectar en un entorno perfectamente preparado para perder la noción del tiempo.


Excelente nuestro viaje a la República Dominicana, donde hemos conocido nuestro Paraíso particular de esta semana, concretamente en Samaná.

Recuerda que mañana jueves tendremos nuestra sección " Escapada de Fin de Semana " y el lugar elegido es el siguiente.


Nada mas amigos, un saludo y hasta mañana.

Estamos en contacto, chao.








                                      

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...