Booking.com Image and video hosting by TinyPic Image and video hosting by TinyPic 728x90CaribeFEBRERO Melendi - 728x90 Emirates INT

08 mayo 2015

Hoteles de Leyenda (Glaciares, Habitaciones para Exploradores)





GLACIARES, HABITACIONES PARA EXPLORADORES


Tan solo 1.600 personas habitan en el archipiélago noruego de Svalbard, situado en el Océano Glacial Ártico, entre los parelelos 74 y 81 y cubierto en su 60 por ciento de glaciares y nieve. Utilizado ya en los siglos XVII y XVIII como base temporal para la caza de ballenas, fue a principios del siglo XX cuando la residencia se hizo permanente gracias a las minas de carbón. De aquella época aún quedan reminiscencias en la isla mayor, Spitsbergen. Como el hotel homónimo, rica-hotels, que ocupa el edificio donde se alojaban los trabajadores de una antigua compañía minera noruega. En los espacios comunes, fotografías históricas y viejos mapas recuerdan aquella época en la que solo se venía aquí para buscarse el pan. Sus 88 habitaciones están decoradas con gusto, conservando algunas sus históricos interiores, como las suites Store-Norske y Bergmester. Con unas vistas soberbias sobre la localidad de Longyearbyen y los glaciares Lars y Longyear, el hotel permanece cerrado desde noviembre hasta finales de enero.




El que no cierra en todo el año es el otro gran establecimiento de la isla, el Radisson Blu Polar. Es el hotel full-service situado más al norte del mundo, y de entre sus 95 habitaciones hay que reservar las de categoría superior, más estilosas y con las mejores vistas sobre el fiordo Isfjorden y el valle Adventdalen.


Para una experiencia aún más inolvidable, y dejando el lujo aparte, no hay nada mejor que quedar atrapado en las aguas heladas del fiordo Tempelfjord durante el invierno el Noorderlicht. Sus diez cabinas se convierten en un singular hotel en medio de la nada (la civilización está a 70 kilómetros), y con vistas sobre el glaciar Von Post. Teniendo en cuenta que está prohibido alejarse demasiado del barco sin la compañía de un guía armado, no parece difícil poder avistar alguno de los osos polares que habitan en la isla.


En el hemisferio sur

Un tercio de los parques nacionales de Nueva Zelanda son terrenos helados, ya que el país cuenta con 72 glaciares y 27 picos de más de 3.000 metros de altura. De entre todos ellos, el más elevado es el Aoraki Mount Cook, que da nombre al parque nacional donde se encuentra un bellísimo entorno con el 40 por ciento de su territorio cubierto por glaciares. De entre ellos, el más conocido es el Tasman, por ser uno de los de mayor longitud de todo el Hemisferio Sur. En semejante escenario se encuentra el Hermitage Hotel, un histórico establecimiento que se ha convertido en uno de los iconos de Nueva Zelanda. De sus 162 habitaciones repartidas en diferentes áreas, las mejores son las situadas en el ala Premium, ya que cuentan con las mejores vistas del Aoraki Mount Cook.



Cruzando latitudes se llega al Perito Moreno, uno de los monumentos naturales más espectaculares del Parque Nacional de los Glaciares y del mundo. Situado a 70 kilómetros de la ciudad argentina de Calafate, el único alojamiento situado frente a él es la hostería Los Notros. Ni que decir tiene que este cuidado refugio cuenta con unas soberbias vistas no solo desde su salón sino también desde cada una de sus 32 habitaciones, que están decoradas con mimo. Para darse un baño de hidromasaje mientras se observa el glaciar Perito Moreno hay que reservar las Premium.



En el otro gran escenario de la Patagonia, esta vez en tierras chilenas, el Parque Nacional de Las Torres del Paine, se encuentra el lujoso alojamiento de diseño Remota, cuyas líneas recuerdan al otro gran hotel del lugar, Salto Chico, por llevar ambos la firma del mismo arquitecto. Con una piscina climatizada con excepcionales vistas, magnífico servicio de guías y un amplio abanico de actividades a disposición de los clientes, este establecimiento de 72 habitaciones es de los que no se olvidan.


De vuelta a las tierras del norte

El Parque Nacional Banff es uno de los paisajes más bellos del norte de Norteamérica. Picos, glaciares, bosques y campos de hielo, como el Columbia (uno de los mayores al sur del Círculo Polar Ártico), conforman este espectacular paisaje canadiense. En el bellísimo lago Louise, desde donde parte la famosa carretera escénica Icefields, se encuentra el lujoso Fairmont Chateau Lake Louise. De un elegante estilo eduardiano, su localización le ha convertido en uno de los alojamientos más famosos de todo el país. Las mejores vistas sobre el lago y el glaciar Victoria las tienen las habitaciones y suites del ala central del hotel, que cuenta con una piscina climatizada y nueve restaurantes.



El Storm Mountain Lodge, a solo veinte minutos de distancia, ofrece también unas acogedoras habitaciones con chimenea al más puro estilo rústico.



Con una privilegiada ubicación, aunque menos romántico, el Glacier Bay Lodge es el único hotel abierto en el Glacier Bay Nacional Park. Un fabuloso escenario de agua y hielo donde admirar algunos de los cien mil glaciares que existen en Alaska. Desde el hotel parten excursiones en bote hacia los espectaculares Margerie y Grand Pacific.


Salto Chico

La primera expedición turística a las Torres del Paine fue organizada en el año 1879 por la viajera, escritora y feminista escocesa lady Florence Dixie, junto a su marido y dos de sus hermanos. Ellos fueron los primeros europeos en contemplar la hermosura de la cordillera Paine, que forma parte de las 180.000 hectáreas de lagos, ríos, glaciares y montañas graníticas del Parque Nacional Torres del Paine. Su sobrecogedora belleza bien merece las cinco horas que se tarda en llegar desde la ciudad chilena de Punta Arenas. A orillas del lago Pehoé y con vistas a dos de las tres torres de granito rosa conocidas como los Cuernos de Paine, se encuentra el Hotel Salto Chico, una antigua base de exploración convertida en el perfecto alojamiento para desconectar (literalmente, pues aquí los móviles no tienen cobertura) y disfrutar de la naturaleza. Con una de las ubicaciones más espectaculares del mundo, cada una de sus 50 habitaciones y suites tienen vistas sobre el salto que da nombre al hotel o sobre la cordillera. Sin televisión en las estancias privadas, aunque con wi-fi en los espacios comunes, a este hotel se viene para estar un mínimo de cuatro noches, que es el programa base al que se pueden añadir más jornadas. Desde 2.780 dólares estadounidenses por persona en habitación doble, en la tarifa están incluidos los traslados entre el aeropuerto de Punta Arenas y el hotel, todas las comidas, las bebidas tanto en restaurante como en bar y el amplísimo menú de exploraciones diarias con guías y equipamiento. Tras los paseos en barco, a caballo, en bicicleta o a pie, espera la Casa de Baños del Ona, con piscina interior, sauna y cuatro jacuzzis al aire libre con vistas al lago Pehoé y al macizo del Paine. Tanto este espacio como el resto del edificio llevan la firma del arquitecto chileno José Cruz, que con hormigón y maderas locales traídas del archipiélago de las Guaitecas ha creado un alojamiento marcado por el diseño y el respeto al entorno donde está ubicado.


Aunque estemos en primavera, es bueno echar un vistazo a estos lugares de mucho frío, pero con hoteles y su alojamiento de primer orden y muy cómodos.

Ya estamos preparando nuestro próximo viaje a conocer uno o varios Hoteles de Leyenda, pero eso será el viernes de la semana que viene.

Llegamos al fin de semana, pero recuerda que el próximo lunes dia 11 de mayo os espero aquí en Todas Direcciones con nuestra sección de El Viaje de la Semana, y este lunes nos vamos a Sevilla, a Isla Magica.


Y también recordaros que a partir del próximo lunes y durante toda la semana tendréis a vuestra disposición el programa numero 14 de Pasaporte Viajero desde Radio Ritmo Getafe, y en esta ocasión nos hablara de la ciudad australiana de Sydney.


Nada mas, feliz fin de semana, estamos en contacto, chao.


                                                 

Image and video hosting by TinyPic

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...