Booking.com Image and video hosting by TinyPic Image and video hosting by TinyPic 728x90CaribeFEBRERO Melendi - 728x90 Emirates INT

29 abril 2015

Paraisos del Mundo (North Island y Denis lsland) Seychelles

NORTH Y DENIS ISLAND (SEYCHELLES) 



Pese a que North Island fue una de las primeras islas de Seychelles pisada por navegantes europeos, su desarrollo turístico no ha tenido lugar hasta hace unos años. Visitada en 1609 por la Compañía Británica de las Indias Orientales, en una expedición dirigida por Alexander Maier en la que se documentó que era residencia de una enorme colonia de tortugas de tierra gigantes, fue precisamente la familia Maier la que ostentó su posesión desde entonces hasta la actualidad. Heredada de padres a hijos y abandonada a su suerte entre los años 70 y 80, la isla fue tomada durante esa década por fauna asilvestrada (proliferaron familias de cerdos, vacas o gatos que ya la habitaban) y extrañas especies de algas. Hasta que Marius Maier decidió darle un giro a su destino a partir de 1981, con el objetivo de devolverle a la isla en la medida de lo posible su estado original. El proyecto pasaba por reforestar la flora natural típica del archipiélago y repoblar especies originarias como las tortugas gigantes, así como dotar a la isla de un resort de eco-lujo construido a base de árboles locales caídos, como los casarina o takamaka. El resultado es una isla renovada y un hotel renovable, que han formado uno de los destinos del Índico más románticos del planeta. Un auténtico paraíso atendido por 200 empleados con tan solo once villas reservadas a unos pocos.




La entrada al paraíso

La llegada desde España a este rincón casi secreto requiere de, al menos, una escala. La mejor forma es optar por uno de los vuelos que Air Seychelles fleta hasta Mahé desde Roma, París o Londres, aunque otras compañías como Qatar Airways y Emirates también enlazan con la capital del país desde Doha y Dubái. Los huéspedes de North Island son trasladados hasta la isla por una embarcación privada que, en menos de una hora, les llevará a la bonita playa donde varios miembros del staff atienden sonrientes el desembarco y les agasajan con toallitas frescas o bebidas heladas para que tengan la mejor de las bienvenidas. Los que ya se encuentren en alguna isla del país también son recogidos y trasladados en lancha hasta este genuino escenario, donde además existe la opción de contratar un servicio privado de helicóptero que, eso sí, no está incluido en el precio de la reserva.



Una de las cosas que mejor define la experiencia en North Island es su absoluta privacidad. O lo que es lo mismo, tener todos los encantos de un país condensados en una pequeña isla y prácticamente en exclusiva. La fórmula no es nueva. Frente a la infraestructura turística de islas como Mahé, Praslin o La Digue, que cuentan con varios hoteles y servicios, North Island sigue el modelo de las privadas Frégate o Denis Island, pero se desmarca de ellas por ser más lujosa e inaccesible. Aquí se puede disfrutar de Seychelles como si fuera de nuestra propiedad, tan solo hay que decidir qué se quiere hacer y proceder. Pasear –con guía o libremente– por sus playas de arena blanca, atravesar su exuberante selva a bordo de una bici de montaña o llegar hasta el punto más alto posible en el cochecito eléctrico que incorpora cada villa, obteniendo una vista panorámica de un Índico salpicado por islas vecinas, son solo algunas de las opciones. También están los atardeceres, únicos e irrepetibles con sus tonos rosados y violáceos, sublimes desde West Beach o Sunset Bar. El disfrute del sol flanqueado por prístinas palmeras sin la preocupación de una playa masificada, o el descanso puro y duro, con la certeza de que la única banda sonora que se oirá es la de la naturaleza. El hecho de que North Island se considere uno de los destinos más románticos del mundo no es un hecho arbitario; incluso una de sus playas ha sido bautizada como Honeymoon Beach.


Coto privado

Quizá para imaginar Denis Island lo primero sería aparcar el concepto que se tiene de un hotel. De entrada, no hará falta pasarse por recepción a recoger la llave, porque directamente no la hay. Sus 25 chalets, entre la vegetación del trópico y las despampanantes aguas del Índico, permanecen siempre abiertos. De día y de noche, pero sin riesgo de intrusos. Porque esta isla-hotel del archipiélago de las Seychelles es coto exclusivo de los niños mimados que juegan por unos días a ser sus dueños y señores.


Un hotel diferente

Una vez olvidada la idea de hotel al uso, lo siguiente es olvidarse del resto del mundo; una tarea no demasiado ardua en este hedonista refugio a media hora en avioneta de Mahé, la isla principal de este país insular alejado por unos 1.600 kilómetros de océano de las costas de Kenia. Hasta Denis, donde no hay nada mas, ni menos, que un único hotel, no llegan los periódicos. Nada tampoco de televisión en las habitaciones, jamás hay asomo de cobertura para el móvil, y si uno no quiere ver a nadie, tiene entera la isla, o casi, para perderse por ella sin apenas testigos. De hecho, el estiloso edificio central que frente a la piscina y el mar reúne bajo una gran palapa la recepción, el lobby, el bar y el restaurante, luce durante el día prácticamente vacío. Los como máximo 50 huéspedes que  puede alojar Denis Island rara vez se dejan caer por allí salvo a las horas de comer, porque precisamente a lo que se viene a esta isla privada es a disfrutar de la intimidad de sus villas, de sus playas desiertas y sus fondos de coral.



Hoteles: Estancias para Vips

North Island pertenece a la prestigiosa firma Wilderness Safari y cuenta con 11 villas privadas. Todas tienen una superficie de 450 metros cuadrados (excepto la Villa Presidencial, que es bastante más grande) y cada una de ellas ha sido construida artesanalmente por habitantes de la isla con materiales naturales, como la madera, piedras locales o la paja, que da forma a los techos. Cuentan con dos dormitorios: uno principal que incluye vestidor, escritorio, baño con bañera de mármol y dos duchas (interior y exterior) y otro secundario destinado a familias con niños o a invitados. Las estancias están equipadas con aire acondicionado y ventiladores de techo de tipo asiático (llamados punkah punkah), televisión por cable, reproductor de DVD/CD y conexión wi-fi a Internet. Además, incluyen una cocina adyacente al salón comedor, en la que el chef del hotel cocina gustosamente lo que a los huéspedes se les antoje, y una piscina privada. Caracterizadas por su enorme luminosidad, las villas cuentan con grandes puertas acristaladas y corredizas que dan a los jardines y que ofrecen maravillosas vistas del océano. Están ubicadas siguiendo la línea de los árboles en la playa de Anse d’Est, excepto por la villa 11, también llamada Villa North Island, que constituye la opción de alojamiento más exclusiva, íntima y elegante. Encaramada sobre una roca, es un refugio delicioso donde destaca la terraza exterior y el espectacular baño. Las zonas comunes también responden a una cuidada decoración y arquitectura y confluyen en la denominada Island Piazza, el centro social del hotel. Destaca la biblioteca, construida con bloques de coral antes de que existiera el resort y perfectamente remodelada; y la piscina principal, ubicada sobre la montaña para brindar excelentes vistas. La cocina de North Island fusiona diferentes gastronomías, la bodega cuenta con las mejores referencias del mundo y el wellness centre basa sus terapias y tratamientos en una visión holística y en los productos de la prestigiosa firma Dr. Hauschka.


Fantástico el viaje a Seychelles, ya estamos preparando el siguiente viaje a un Paraíso del Mundo, te apuntas.

Recuerda que mañana jueves tendremos nuestro apartado de Escapada de Fin de Semana, y nos vamos a pasar un fin de semana increíble a este lugar, a ver si te gusta.


Nada mas, estamos en contacto, chao.

                                            





Image and video hosting by TinyPic

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...