Booking.com Image and video hosting by TinyPic Image and video hosting by TinyPic 728x90CaribeFEBRERO Ray-Ban Banner ES 728 x 90 hombre  y mujer Shakira - 728x90 Beach and Snow -728x90 GIF Generic ES 728X90 Emirates INT 728x90 2

13 abril 2015

El Viaje de la Semana (la Toscana)





LA TOSCANA




Decía la protagonista de Retrato de una dama, obra de Henry James, que vivir en Florencia era algo así como hacerlo con una caracola pegada a la oreja en la que se escucha constantemente el rumor del pasado. La obsesión que muchos escritores, pintores e intelectuales norteamericanos y europeos sintieron por la capital de la bella Toscana italiana durante la segunda mitad del siglo XIX es fácil de comprender. Buscaban la inspiración, la llamada silenciosa y pétrea de los grandes maestros desde sus cuadros y estatuas, el necesario reencuentro con los mitos lejanos para comprender el futuro más inmediato que ellos mismos querían revelar. Dante, Petrarca y Bocaccio vivieron antes que ellos aquí, en la cuna del Humanismo y del Renacimiento, movimientos que sirvieron para transformar radicalmente la cultura y la civilización universal. El joven Rilke descubrió que su vida tenía sentido al contemplar el Perseo de Cellini en la Loggia della Signoria; Elizabeth Barret al abrir las ventanas de la Casa Guidi, y Stendhal al visitar la iglesia de la Santa Croce. Fue el autor de Rojo y Negro seguramente el primero en comprender que recorrer Florencia es el más auténtico y verdadero viaje interior, la mejor manera de alimentar el alma. Tan sólo hay que aprender a observar.


Placeres eternos

Esa es la clave, la aventura en sí misma: observar, contemplar. Como en su día hicieron los Médici, la influyente familia florentina que financió las obras para que Brunelleschi pudiera concluir, allá por 1436, la construcción de la cúpula de la catedral de Santa Maria del Fiore, la más grande en su época. Porque aquí en Florencia es todo excesivo, que para eso es la residencia oficial de la Venus de Botticceli, del David de Miguel Ángel y del de Donatello, la ciudad en la que nació Leonardo. Las emociones se suceden en la Galleria degli Uffizi, frente al Ponte Vecchio y ante cualquiera de los jardines (Boboli) y palacios (Corsini, Pitti, Strozzi) que servían para recordar el enorme poder de esta singular urbe, capaz de remover algo por dentro a cada paso, en cada mirada. Hay quien dibuja siluetas de torres y cuerpos en cuadernitos de papel artesano sentados en el Caffè Gilli, en la Piazza della Repubblica, saboreando el cappuccino più cremosi della città. Si Da Vinci fuera de verdad inmortal, sería cliente habitual de la Enoteca Pinchiorri, en la Via Ghibellina, cerca del Duomo, con una de las mejores bodegas del mundo y una carta en la que no faltan insuperables risottos. Si Savonarola viviera, quizá se olvidaría de sus hogueras de vanidades, en las que ordenó quemar cuantos objetos pecaminosos hubiera en Florencia, para conformarse con ver al sol arder sobre el río Arno al caer la tarde.

Jardines Boboli

Entre copas de vino

Más allá del centro histórico y de los monumentos marcados en rojo en el mapa, Florencia sigue existiendo. Pero no se está preparado para conocer la Toscana entera si antes uno no se ha despojado de guías y cámaras de fotos y se lanza a pasear sin rumbo por el Oltrarno, un barrio especial, con callecitas que esconden trattorias, tiendas de antigüedades, bares y talleres que recuperan oficios lejanos. Sólo entonces es posible abandonarla y sorprenderse al comprobar que, apenas unos minutos después de sobrepasar sus límites, se abre ante nosotros un mundo diferente, rural y casi mágico, con campos infinitos bañados por esa luz que hasta los autores de best sellers han sabido sacar provecho. Greve in Chianti es la ciudad que lidera la región de Gallo Nero, que sustenta, además de muchas otras actividades agrícolas y ganaderas, los innumerables viñedos que producen los prestigiosos vinos, mundialmente conocidos, de Chianti y Super Toscana. Los de estas tierras saben a ciruelas, son a veces ácidos y a veces dulces, y siempre de un intenso color rubí. Suaves colinas protegen a las bodegas, en castillos y no en naves industriales, enclavadas en medio de paisajes en los que los extranjeros (ahora también los milaneses) creen reencontrarse con uno mismo y reconciliarse con el mundo.

Oltrarno

Real y sensual

“El Chianti no es sólo un vino, es un estilo de vida”, suelen decir por aquí. Una máxima muy florentina que se puede repetir una y otra vez desde el mirador del Prato, en la medieval Arezzo, desde donde parten otras muchas rutas por la región italiana. A los amantes del arte les aguardan las torres de Pisa, San Gimignano y Siena, con su perfecta catedral gótica, adornada en su interior con obras de Pisano y Miguel Ángel. A los hedonistas su particular itinerario debe llevarles hasta Montecatini, en cuyas termas belle époque (las de Tettuccio) pasaron su luna de miel Grace Kelly y Rainiero de Mónaco. Puede que en sus beneficiosas aguas se escondan los secretos de belleza de Sofía Loren y de George Clooney, asiduos al lugar. Pero sea cual sea el camino elegido, siempre debe alcanzar idéntico final: la hermosa Lucca de Giacomo Puccini. Sus lujosas villas, jardines, iglesias y residencias palaciegas nos devuelven la fe en la mítica Toscana. Existe, es real, inmortal a fuerza de mirarla, escribirla, dibujarla y, sobre todo, soñarla.


Hoteles: En casa de los poetas

Todos aquellos que quieran sentir la llamada del pasado y meterse en la piel de una de las poetisas inglesas más veneradas de la época victoriana deben saber que es posible alquilar la Casa Guidi, la misma en la que vivió Elizabeth Barret junto a su esposo, Robert Browning, también escritor, a quienes gustaba ver la vida pasar tras sus ventanas. Decorada con muebles originales del siglo XVIII, es también un museo, por lo que los huéspedes tienen que tener especial cuidado con las visitas.



El dormitorio principal nada tiene que ver con el Penthouse Palazzo Vecchio del moderno y vanguardista Gallery Hotel Art, una espectacular suite con vistas desde la que contemplar el atardecer florentino con la silueta del Palazzo Vecchio recortada en el cielo. 


Todo un clásico es el Hotel Savoy, en la Piazza della Republica, con un restaurante, L’Incontro, siempre de moda, galardonado con dos estrellas Michelin. Un punto de encuentro obligado para tomar el pulso a la ciudad.



Igual que lo es también L’Orangerie Lobby Lounge del Hotel Four Seasons, con unos preciosos jardines y un Spa donde es posible recibir un masaje al vino de Chianti.


En una espectacular villa del siglo XV, restaurada con esmero, sobre la colina de Fiesole, con vistas a Florencia y al ondulado paisaje toscano. Estas son las coordenadas de Il Salviatino, un hotel de reciente creación que cuenta con la que está considerada como una de las suites "Melodia" más románticas del mundo.



 A sólo dos kilómetros de las termas de Montecatini, Villa Pitti Amerighi, es una residencia privada que ofrece diez habitaciones desde las que admirar un fascinante entorno rural. 


En las inmediaciones de Siena, el Hotel Le Fontanelle, cuida al máximo la decoración, al más puro estilo toscano, elegante y refinado. Sentados a la mesa de su restaurante la vista se pierde en los inmensos campos de viñedos que rodean el lugar.


Genial todo lo referenta a la toscana, para pasar un veranito de lujo.
Ya estamos preparando el siguiente viaje, que esperemos que sea tan util como este.

AQUI OS DEJO UNA PISTA DEL VIAJE DE LA SEMANA QUE VIENE.


Mas cositas, ya está a vuestra disposición el programa numero 10 de Pasaporte Viajero desde Radio Ritmo, Getafe, y durante toda la semana el programa nos habla de la ciudad del Amor por excelencia, París.


Y ya por ultimo, recordar que mañana martes, tendremos nuestra sección de Lugares de España que hay que Conocer, y el lugar elegido es el siguiente.


Nada mas, esto es todo, feliz día y feliz semana, estamos en contacto, chao.

                                                       




Image and video hosting by TinyPic

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...