Booking.com Image and video hosting by TinyPic Image and video hosting by TinyPic 728x90CaribeFEBRERO Ray-Ban Banner ES Tenerife 5 noches 728x90 David Bisbal - 728x90 Beach and Snow -728x90 728x90 Beach GIF Generic ES 728X90 Emirates INT Nuevo Catálogo__728x90

04 marzo 2015

Paraisos del Mundo (Saint Martin) Francia y Holanda, una Isla Dos Estilos



SAINT MARTIN, FRANCIA Y HOLANDA, UNA ISLA DOS ESTILOS


Resulta ahora difícil imaginarse, al descender de un gran avión que en pocas horas trae al viajero desde Ámsterdam o París, el aspecto que tendría que tener esta pequeña isla en los ya remotos tiempos de la arribada de Cristóbal Colón. Era su segundo viaje a América y había descubierto ya tantas islas que no se complicaba a la hora de bautizarlas. Así que comprobó la fecha, consultó el santoral y decidió que esa isla se llamaría San Martín, en honor del arzobispo de Tours. Este santo es aquel del que se cuenta que dividió en dos su capa para dar abrigo a un peregrino que estaba al borde de la hipotermia. Se ve que este lance ocurrió en la helada Europa, porque si se paseara hoy en día por la isla que lleva su nombre, los turistas no le demandarían al santo semejante favor; es más, muchos se quitan hasta el bañador y se tumban desnudos al sol en las playas apartadas que aparecen al final de las carreteras sinuosas y poco transitadas.



San Martín es un caso curioso en el Caribe, ya que, a pesar de su reducido tamaño, sus 87 kilómetros cuadrados están divididos entre Francia y Holanda. Y desde mediados del siglo XVII. A la primera pertenecen los dos tercios septentrionales que, junto a la vecina San Bartolomé, forman parte del departamento de Guadalupe, mientras que el pedazo holandés se organiza junto a las islas de Saba y Sint Eustatius. Pero en realidad las dos mitades forman un conjunto y, a veces, es difícil saber de qué lado se encuentra uno, porque no existe una división aparente. Por cierto, que la forma de repartirse la isla entre los dos países fue bastante original: se cuenta que un colono francés y otro holandés se juntaron en Oyster Pond, en la costa oriental, se dieron la espalda y cada uno empezó a caminar por su lado siguiendo la orilla, hasta que se volvieron a encontrar en algún punto del otro extremo de la isla. La frontera viene marcada por la línea que une el punto de partida con el del encuentro.

De cualquier modo, esta frontera se puede traspasar varias veces al día sin notarlo lo más mínimo, y cuando alguien se prepara para hacer una excursión no se plantea en qué lado va a pasar el día. Evidentemente no hay problemas con el tema del dinero; incluso antes de la existencia del euro tampoco los había.


Un fuerte diseñado en Versalles

Aunque el motivo básico para desplazarse hasta San Martín es pasar una parte del tiempo en alguna de sus 37 playas (ya sea dedicado a no hacer nada tumbado al sol o matándose a hacer submarinismo, vela, windsurf, pesca, esquí acuático o parasailing), en algún momento habrá que salir al camino y disfrutar del descubrimiento.

Por aquello del espectáculo humano, el color y sabor local, lo evidente es dirigir los pasos hacia el mercado que se organiza junto al puerto de Marigot. Allí las señoras venden frutas tropicales, verduras inauditas y especias de perfumes sugerentes que se agolpan bajo los toldos y que te llegan a ráfagas bajo el sol del mediodía. Más allá, los barcos se mecen suavemente en el puerto, y los pescadores descargan los peces de colores más variados que se pueda imaginar. Los pelícanos merodean por los alrededores a la espera de un descuido que permita una merienda furtiva.

Justo encima del pueblo, controlándolo todo, se alza el fuerte de Saint Louis. Lo construyeron en el siglo XVIII para proteger la bahía de Marigot, y lo hicieron con planos traídos directamente desde Versalles. Se consideró que una batería de 15 cañones debía de ser suficiente en la época para defender un puerto en el que ahora pululan los veleros y las lanchas más placenteras. Desde esta vista casi aérea de Marigot es fácil hacerse una idea del conjunto antes de perderse por las callejuelas pobladas con casas de indudable sabor tropical, pintadas de colores brillantes y con porches y balconadas adornados con esos verdaderos encajes de madera conocidos como “pan de jengibre”. Los cafés con terrazas sombreadas son una muestra de la Francia tropical a la que resulta difícil no rendirse.

Fuerte de Saint Louis

Una ciudad entregada al “shopping”

Las carreteras que recorren la isla se agarran como pueden a las cuestas por donde se circula a trompicones. Tanta montaña obliga a reducir la velocidad y permite, de vez en cuando, unas vistas espectaculares de la costa y de los vallecitos interiores. Hacia el norte, por French Cul-de-Sac, los tejados rojos de las casas se esparcen por las laderas tapizadas de verde. Sin embargo, el sur es completamente llano y varias lagunas se adueñan del paisaje. Allí, en el istmo de arena que separa Salt Pond de Great Bay, se extiende Philipsburg, la capital del lado holandés. Hay quien dice que es un supermercado con forma de ciudad donde atracan cientos de cruceros al año. La razón de este interés es el número alto de tiendas que hay en sus pocas calles.

Philipsburg dormita al sol caribeño desde la salida de un crucero hasta la llegada del siguiente, en esas travesías de una isla cada día. Es el momento de tomarles la idea, aunque no las prisas, e iniciar una travesía por las Antillas menores. Sentir la emoción de saltar de isla a isla y descubrir sus detalles particulares que se esconden bajo el nombre general de las Antillas. Partir en busca del ritmo de las islas.


Hoteles: El caribe con un toque francés

Enclavado en la bahía de Oyster Pond, en la costa oriental de la isla, sobre una colina que asciende desde la misma arena de la playa, The Westin St Maarten Dawn Beach Resort, es un hotel de 310 habitaciones y 15 suites perfectamente equipadas. La playa es una de las mejores de la isla y, además, está estratégicamente situado en el lado holandés a poca distancia de la frontera entre ambas partes, por lo que resulta muy fácil pasar de una a otra en busca de los atractivos de cualquier rincón de Saint Martin.


Otro de los establecimientos que siempre ocupa un puesto destacado en la lista de los mejores del Caribe es La Samanna. Enclavado sobre una protuberancia rocosa que domina Baie Longue, la que para muchos es la playa más hermosa de la isla, La Samanna es el único miembro de la prestigiosa cadena Orient-Express en una isla del Caribe. Se encuentra muy cerca del extremo occidental de la isla, en el lado del mar de esa estrecha banda de tierra que rodea el Simpson Bay Lagoon, una de las partes más interesantes de naturaleza de Saint Martin. Se compone de 83 habitaciones y suites, todas ellas con excelentes vistas del Caribe. Situado en la parte francesa de la isla, el toque galo se nota en las gastronomía que ofrecen sus restaurantes, entre los que hay que destacar Le Réservé.


También en el lado francés de la isla se encuentra L’Esplanade. Hay solo espacio para 24 parejas, que pueden elegir entre estudios, lofts, suites y una villa, todas con grandes terrazas desde las que disfrutar en la intimidad de una de las mejores panorámicas de la isla, perfectas en el momento de la puesta de sol. El conjunto está construido con una arquitectura que combina el sabor mediterráneo con los detalles tropicales en un exuberante jardín para conseguir una representación perfecta del Caribe francés. Situado en la parte norte de la isla, en la zona de Grand Case, L’Esplanade ha recibido numerosos premios en los últimos años.


Cada Miércoles, cuando leemos el post que toca de Paraísos del Mundo, me dan unas ganas de perderme unos días por estos lugares, una envidia, sana, por supuesto, pero bueno tiempo al tiempo, algún día.
Ya estamos preparando el siguiente viaje, para ti, para que disfrutes de tu paraíso particular.

Y recuerda que mañana jueves tenemos nuestra sección de Escapada de Fin de Semana, y nos vamos a..........., este lugar.


Estamos en contacto, chao.

                                                       





Image and video hosting by TinyPic

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...