Booking.com Image and video hosting by TinyPic Image and video hosting by TinyPic 728x90CaribeFEBRERO Ray-Ban Banner ES 728 x 90 hombre  y mujer Shakira - 728x90 Beach and Snow -728x90 GIF Generic ES 728X90 Emirates INT 728x90 2

30 marzo 2015

El Viaje de la Semana (Transcantábrico, Gran Lujo en la España Verde)






TRANSCANTÁBRICO, GRAN LUJO EN LA ESPAÑA VERDE




Una semana de recorrido en tren por la España Verde, con continuos altos para conocer sus monumentales pueblos y ciudades, los espectaculares paisajes de sus valles, montañas y playas y, también, con comidas y cenas diarias en algunos de los mejores restaurantes de Castilla y León, Galicia, Asturias, Cantabria y el País Vasco. En definitiva esta viene a ser, nada menos, la propuesta de este tren de lujo que comenzara allá por los años 80 a abrirse paso por el norte del país con una moderada cantidad de bon vivants a bordo. Porque las grandes rutas en tren han sido de siempre un terreno abonado para sibaritas, y la que propone el Transcantábrico, a pesar de ser de vía estrecha, es toda una señora experiencia sobre raíles.


Pegados casi siempre al mar, sus vagones serpentean, suben y bajan por enrevesadas esquinas de la cornisa cantábrica a las que no es fácil asomarse de otra manera. Las sustanciosas horas a bordo, ante semejantes vistas desfilando una tras otra del otro lado de la ventanilla, son uno de los platos fuertes del viaje. El otro, indudablemente, lo son las visitas que aguardan en cada parada, donde un autobús privado espera a pie de vía para conducir cómodamente a los pasajeros hasta el lugar por el que emprender un recorrido guiado, de la mano del acompañante que no se despegará de ellos en toda la semana. Pero, por más que estas visitas incluyan hitos de la talla de las catedrales de León y Santiago, las iglesias prerrománicas de Asturias y el Museo Guggenheim de Bilbao, las Cuevas de Altamira y el Parque Nacional de los Picos de Europa o aristocráticas villas como Santander y San Sebastián, sería imperdonable no destacar la mejor cocina norteña como un protagonista indiscutible de los días en el Transcantábrico. Y es que el programa cultural de cada día se aliña con apetitosos altos en restaurantes sabiamente escogidos a lo largo del recorrido, que han contribuido a que la buena mesa se haya convertido en una marca de la casa de todos los trenes turísticos de Feve. El Transcantábrico es una auténtica pesadilla para vegetarianos, personas a dieta e inapetentes de toda condición. Este tren es para devorárselo, y con fruición, con todos y cada uno de los sentidos.


La nueva versión del Transcantábrico

Hasta 2011 el tren se conocía simplemente como Transcantábrico a pesar de contar con dos convoys. El año pasado, uno de ellos se mantuvo tal cual, pasando a denominarse Clásico, y el otro, llamado ahora Gran Lujo, se reformó para reducir a la mitad su capacidad y duplicar el tamaño de sus suites, que es la principal diferencia entre uno y otro. Si cada cabina del primero (que liga a través de la costa las ciudades de Santiago de Compostela y León o viceversa) ya contaba con un gran ventanal, un completo cuarto de baño privado con ducha de hidromasaje y sauna de vapor y hasta cama de matrimonio (algo que, por ejemplo, no tienen ni los del mítico Orient-Express), en las apenas catorce suites Privilege del Transcantábrico Gran Lujo, que une en un sentido o en otro San Sebastián y Santiago a lo largo de una semana, las camas son de un metro y medio de ancho, con un pequeño salón en cada estancia que cuenta con equipo de música y hasta ordenador con conexión gratuita a Internet. Los vagones de época de ambos suman elegantes salones en los que disfrutar más cómodamente de las horas a bordo, un comedor en el que cada mañana se sirve el desayuno y también alguna cena de gala, e incluso un coche-pub con música en directo en el que compartir veladas con los compañeros de este insólito y exclusivo club social sobre raíles.


Escalas de lujo

El embrujo marinero de Llanes, Luarca, Santillana o Ribadeo; el regusto aristocrático de San Sebastián, Oviedo y Santander; la vanguardia del nuevo Bilbao… desde el valle de Liébana, Covadonga y la playa de las Catedrales hasta la joven vitalidad de Gijón o el misticismo y la historia de Compostela, interesantes escalas van salpimentando toda la ruta. Del constante verdor del Cantábrico, con sus recovecos, arenales y acantilados, a la majestuosidad de los Picos de Europa o el Atlántico más arisco y fiero en enclaves como Viveiro o Ferrol. Todo ello va aflorando, a lo largo de las mismas vías por las que discurría el histórico Ferrocarril de La Robla que transportaba el carbón desde las minas de León hasta los altos hornos de Vizcaya. El recorrido a bordo del Transcantábrico Clásico es bastante similar, aunque al llegar hasta León permite además pasmarse ante las magníficas vidrieras de su catedral o degustar un almuerzo por todo lo alto en el Parador de San Marcos, así como asomarse a la tradición minera de Cistierna, a los valles del Esla y del Mena o, en Frómista y Carrión de los Condes, al esplendor del románico palentino. Se elija la que se elija, las dos versiones de este pequeño gran tren de vía estrecha pueden presumir de obrar ese raro milagro de frenar el tiempo, aunque sea sólo por unos días, y permitirle al que se lo pueda costear el placer de volver a viajar como antaño, acercándose sin prisa al destino, y sin realmente gana alguna de llegar.


Hoteles: Un concepto, dos opciones

El Transcantábrico Clásico tiene entre una y tres salidas al mes, desde marzo hasta diciembre, entre León y Santiago de Compostela o viceversa. Además de ambas ciudades, la ruta discurre por Viveiro, Ribadeo, Luarca,  Gijón, Oviedo, Arriondas, Llanes, Santillana del Mar, Santander, Bilbao, Balmaseda, Villasana de Mena y Cistierna. Incluyen las siete noches a bordo (el tren siempre se detiene por las noches para que los pasajeros puedan dormir cómodamente), así como todas las comidas y bebidas, que en su gran mayoría se realizarán en restaurantes emblemáticos y del más alto nivel a lo largo del recorrido, así como infinidad de visitas guiadas a las que se llegará en el autobús privado que acompaña al tren, donde por las noches podrá también disfrutarse de la animación y las fiestas del coche-pub.
A bordo del todavía más exclusivo Transcantábrico Gran Lujo, puesto en marcha durante el año pasado, la experiencia es prácticamente la misma, con una sutil variación en el recorrido, que une en un sentido o en el otro Santiago de Compostela con San Sebastián, por lo que no se visitan las localidades rumbo a León del circuito clásico. Más sustancial ya es la diferencia del alojamiento. Este tren tiene capacidad para únicamente 28 ocupantes en las catorce exquisitas suites Privilege de sus vagones de época que, al igual que sus salones, son más amplias y están todavía mejor equipadas que las del Transcantábrico Clásico. El recorrido dura igualmente una semana, con distintas frecuencias de salidas según los meses, pero siempre de sábado a sábado y entre marzo y diciembre. Incluye igualmente las siete noches de alojamiento a bordo, todas las comidas y bebidas, así como las visitas guiadas por los monumentos y parajes a recorrer, y las fiestas nocturnas que se organizan exclusivamente para su pasaje.


Igual que hace unas semanas, estuvimos viajando en el Al Andalus (en Andalucia, un lujazo), este tren de lujo el Transcantábrico, tiene que ser una delizia, todo es proponérselo y hacerlo.

Ya estamos trabajando en el siguiente viaje, seguro que te gustara.
AQUI OS DEJO UNA PISTA DONDE VIAJAREMOS LA SEMANA QUE VIENE.


Mañana martes tenemos nuetsra sección de Lugares de España que hay que Conocer, y el lugar elegido es el siguiente.


Y También os recuerdo, que ya esta a vuestra disposición el 8 programa de Pasaporte Viajero desde Radio Ritmo Getafe, esta semana nos hablan de Las Vegas.


Feliz día y feliz Semana Santa.

Estamos en contacto, chao.







Image and video hosting by TinyPic

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...