Booking.com Image and video hosting by TinyPic Image and video hosting by TinyPic 728x90CaribeFEBRERO Ray-Ban Banner ES 728 x 90 hombre  y mujer Shakira - 728x90 Beach and Snow -728x90 GIF Generic ES 728X90 Emirates INT 728x90 2

26 enero 2015

El Viaje de la Semana - La Riviera Italiana



LA RIVIERA ITALIANA



El final oriental de la Costa Azul francesa da paso a la Riviera Italiana, coincidente con las costas de la Liguria, una región dividida en cuatro provincias: Imperia, Savona, Génova y La Spezia.






Pero mientras su vecina azul se estira en ciento veinte kilómetros cara al mediodía, la italiana, de más de trescientos kilómetros, se dobla en dos tramos costeros cada uno de los cuales mira al saliente o al poniente con la capital, Génova, como punto separador de ambas. En estos más de 300 kilómetros la Riviera italiana despliega un tesoro de centros y ciudades a cual más atractiva. Este arco de círculo costero abierto entre Francia y Toscana es una invitación al viaje itinerante. En el centro, bien resguardada al fondo del Mar de Liguria y dominando la bahía que lleva su nombre, Génova conserva el ajetreo de uno de los puertos más visitados en la historia del Mare Nostrum. El orgullo de conservar el centro histórico medieval más grande de Europa, cuyo máximo esplendor reconoció la Unesco en el conjunto de palacios renacentistas y barrocos de las antiguas Strade Nuove, “calles nuevas”, repletas de ricos museos de arte, no le ha impedido desarrollar uno de los waterfronts más futuristas del Mediterráneo. El Porto Antico, más moderno que nunca a pesar del nombre, incluye entre sus vanguardistas construcciones un acuario que alberga la mayor biodiversidad de Europa.




El puerto de los delfines

O Portus Delphinus fue, según indicó Plinio, el nombre romano del actual Portofino, una antigua aldea de pescadores, a cuarenta kilómetros al este de Génova, cuya impecable estética de casitas de colores asomadas a la ensenada, atrajo a las estrellas de cine y la jet set internacional de los años 50.



 Las agrestes laderas se llenaron de lujosas villas y pequeños hoteles de precios exorbitantes. Lo ideal, por supuesto, es llegar en yate evitando los atascos estivales de las serpenteantes carreteras. Muy próximas se encuentran las elegantes playas de Santa Margherita Ligure, la Perla de la Riviera, y la Abadía de San Fructuoso, de los siglos X y XI, escondida en una frondosa bahía.


  

Flores y palmeras
En la costa más occidental, la Riviera dei Fiori cuenta entre sus ciudades con la animada sede del Festival de la Canción, San Remo.





El contrapunto cultural lo ponen, a pocos kilómetros, las cuevas paleolíticas de Balzi Rossi (“piedras rojas”) de Grimaldi con su Museo de la prehistoria.





Y el teatro romano Albintilium de Ventimiglia, desde donde también podemos visitar los artísticos Jardines Botánicos Hanbury, una auténtica delicia para los sentidos creada por una familia inglesa en 1867.





A continuación, la Riviera delle Palme presume de ciudades que son pequeñas joyas de arte, como la antigua república marinera de Noli, la medieval Villanova d’Albenga, y las romanas Albenga y Alassio, aunque la mayor fama se la llevó esta última al ser descubierta por decimonónicos ingleses huyendo con elegancia de sus deprimentes inviernos. Sin olvidarnos, por supuesto, de las capitales de estas dos provincias; Imperia, con su fachada de tonos pastel frente al mar, y Savona, la de las bellas torres medievales que mencionaba en sus cartas Cristóbal Colón.










Colinas escarpadas
Uno de los tramos más bellos del litoral suroriental, correspondiente a la provincia de Spezia, ha sido incluido en la lista de Patrimonio Mundial de la Unesco como ejemplo de milenaria interactuación entre el hombre y su entorno. Incluye el Parque Natural Regional de las islas Palmaria, Tino y Tinetto, ricos fondos marinos y reunión estival de delfines, ballenas y cachalotes en el Santuario de los Cetáceos, más el puerto de Venere y las cinco aldeas medievales conocidas como Cinque Terre. Tanto Monterosso, Vernazza, Corniglia, Manarola y Riomaggiore como Porto Venere destacan frente al azul mediterráneo por sus casas agarradas a la ladera de fachadas pintadas de intensos y ya desconchados colores.







Este grupo de villas, tanto de manera individual como en conjunto, se agarran a la memoria del viajero y evocan promesas de regreso. El Sentiero Azzurro (Sendero Azul) serpentea a lo largo de todas ellas entre acantilados de vértigo donde se desperezan al sol los olivos, las mimosas, la impenetrable garriga silvestre, y unas viñas cultivadas en terrazas, con las que se elabora un vino dulce y aterciopelado, dorado como el ámbar y con regusto a almendra y miel, el milenario Sciachetrà.
El golfo más bonito del universo
Fue la definición de Napoleón cuando lo descubrió, y eso a pesar de que lo miraba con ojos de estratega militar ideando fortificaciones en él. Hoy se conoce como Golfo dei Poeti o de los Poetas por las líneas que inspiró a Shelley, Lord Byron, Wagner y Montale. Lo encontramos un poco más abajo de las Cinco Tierras, abriéndose desde Porto Venere y ya casi lindando con las costas toscanas. Al fondo queda la ciudad de La Spezia con su gran arsenal marítimo de mediados del XIX y sus elegantes palacetes asomados al mar.
Hoteles: La buena vida
Uno de los hoteles que mejor refleja la mítica dolce vita de la Riviera, es decir, días de no hacer nada junto a la piscina (el dolce far niente italiano), paseos al borde del mar y deliciosas cenas al fresco con el ajetreo del puerto de fondo, es muy probablemente el Hotel Splendido, que cuenta con un edificio emplazado entre la frondosa vegetación mediterránea de la ladera con vistas espectaculares sobre la bahía, y otro más pequeño y romántico, el Splendido Mare, con sus terrazas abiertas a la siempre animada Piazzeta. El indiscutible renombre de un lugar como este va incluido en el precio. No hay más remedio si se quiere disfrutar de una leyenda de la dolce vita, y las celebrities lo saben y el hotel se adapta a sus necesidades.





También nos ofrecen cinco estrellas de glamour el aristocrático Imperial Palace Hotel, situado en la cercana playa de Santa Marguerita Ligure, cuya fachada recuerda lo mejor de los viejos tiempos, el neoclásico Grand Hotel Alassio, de la Riviera de las Palmas, que ha distribuido en tres plantas su inmenso thalasso-spa, y el Royal Hotel de Sanremo, de la Riviera de las Flores, con sus 72 metros cuadrados de suite Emperatriz frente al mar.





Y finalmente dos clásicos para alojarse céntricamente en Génova: el Bristol Palace, simbolizado en su imponente escalera elíptica de mármol blanco y alfombra roja que apuesta por habitaciones con elegante mobiliario de época, y el Grand Hotel Savoia, reabierto en el año 2008 con decoración estilo retro y las espectaculares panorámicas del golfo que brinda su terraza del séptimo piso.






Hasta aquí este recorrido por la Riviera Italiana, la verdad es muy, pero que muy bonito todo, muy recomendable de visitar, ojala pudiera ir y darme una vuelta por la Riviera, eso seria lo mas de lo mas (¿y porque no?).
Ya estamos preparando el siguiente viaje, seguro que sera como el que hemos visto hoy de grandioso, bonito, relajante etc etc etc etc.
AQUÍ OS DEJO UNA PISTA DEL VIAJE DEL LUNES QUE VIENE.


Y recuerda que mañana, tenemos nuestra sección de Lugares de España que hay que Conocer, y mañana, será, 


nada mas, hasta y mañana y feliz semana, y si notas que te falta algo en tu interior, es que falta viajar. Estamos en contacto, chao amigos.


LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...